Articulos maritimos

Inicio

 

 

Molinetes nauticos





Compartir

En este artículo nos centraremos en la importancia de los molinetes náuticos, para lo cual es requisito repasar un poco los aspectos anteriormente mencionados sobre anclaje, maniobras de fondeo, cadenas para anclas y todo tipo de información que se refiera a este tipo de artefactos, para poder, de esta manera, determinar cuál es la importancia de los mismos, en qué casos son necesarios, y qué clase de molinetes nauticos serán convenientes en cada caso en particular.

Muchos de los lectores podrán reconocer que ya hemos tratado el tema, en esta misma página sobre la relevante importancia de todo tipo de anclas en las variadas actividades náuticas —lo cual resulta imprescindible para la comprensión de la relevancia de los molinetes náuticos, como ya hemos aclarado—, así como también hemos detallado los diferentes tipos de anclas existentes en el mercado de compra y venta, con los cuales los clientes se encontrarán al dar comienzo a su investigación y búsqueda. La importancia de las mismas se debe, principalmente, a que resulta imposible emprender una excursión sin contar con un ancla entre el equipamiento de las embarcaciones, sea cual sea el tipo de ancla del cual se trate.

molinetes-nauticos-tiposMás allá de la clasificación pertinente, todos estos artefactos poseen una finalidad en común, que es la función de mantener a los navíos estables cuando así se lo requiera, permitiendo a los navegantes realizar las actividades que los movilizaron en primera instancia a emprender una expedición en altamar. Puede decirse que los molinetes nauticos facilitan enormemente las tareas de los tripulantes.

Estos artefactos constan de un dispositivo con un eje principal que cumple la función de subir y bajar las anclas, por medio del enrollamiento y desenrollamiento de la cadena que sostiene al ancla y la mantiene unida a la embarcación. A continuación, mencionaremos la relevancia de los molinetes nauticos en relación con las cadenas que presentan las anclas en absolutamente todas las unidades disponibles: las mismas, sostienen a las anclas frecuentemente y constan, en pocas palabras, de unidades construidas con acero. Este material es elegido entre una amplia gama de posibilidades debido a su gran resistencia a los golpes y a la oxidación por contacto con el medio ambiente. El acero es un elemento muy particular, el cual está dada por la combinación de dos elementos resistentes y fuertes, como lo son el hierro y el carbono, que vuelven al acero un elemento único. Dado que el acero es un material muy pesado, es necesario contar con molinetes náuticos de gran fortaleza, ya que, en muchos casos, resultará imposible levar anclas de este tipo mediante la fuerza humana.

Clases de molinetes nauticos

Los molinetes nauticos presentan modelos impulsados por diferentes tipos de energía, siendo más frecuentes todos aquellos que se manejan con energía hidráulica y eléctrica, aunque también existen otros modelos muy requeridos, como lo son los molinetes nauticos de regulación manual. Esta última clase de molinetes náuticos resulta muy requerida por los clientes debido a la libertad que permite a los usuarios y por la menor cantidad de accesorios que requiere para su armado —motivo por el cual resulta mucho menos costosa su reparación—, además de la mayor durabilidad que ofrecen, aspectos que la transportan en una de las mejores, si no la mejor alternativa para los propietarios particulares de embarcaciones.

molinetes-nauticos-modelosSin embargo, es importante destacar que la elección de los molinetes de ancla se deberá llevar a cabo de acuerdo con la clase de navío de la cual se trate y de las finalidades que tenga en mente el navegante, sin excepciones. Algunas embarcaciones requieren de un sistema significativamente más veloz de anclaje o de un método para levar las anclas con una fuerza superior —debido a unidades de gran peso—, o a la necesidad de realizar maniobras de fondeo mucho más rápidas y, sobre todo, precisas.

En embarcaciones de gran tamaño se requieren molinetes nauticos de funcionamiento automático, los cuales ofrezcan una fuerza mucho mayor en comparación con la de un hombre promedio, como podrían ser los tripulantes, para poder de este modo levar rápidamente las anclas que estos navíos presentan, dado que las mismas suelen pesar más de una tonelada, incluso cinco toneladas en algunos casos específicos. Por lo tanto, recomendamos realizar una investigación exhaustiva sobre estos asuntos, mas consultar con los vendedores para recibir una guía personalizada sobre el tipo de molinetes nauticos que resultarán más convenientes, evitando, de esta forma, realizar una compra de la cual el cliente podría arrepentirse, y asegurando un funcionamiento efectivo de los dispositivos escogidos.

 


www.nauticayembarcaciones.com | Prohibida su reproducción sin permiso del autor | email